• Jose O. Sala
  • 5 September, 2020

Recordando a Armando Pontier

Cada 29 de agosto festejamos el cumpleaños de Armando Pontier

Nació en Zárate, el 29 de Agosto de 1917 y en un reportaje que le realizaron en los años 90, Armando dejó claro que:

“al tango no se lo puede explicar. Pero desde ya no es un accidente en la vida de nadie, viene con uno.”

Coincidiendo con lo que ya he expresado anteriormente, las luminarias tangueras, intérpretes, letristas y compositores -por lo genera- comienzan desde muy jóvenes a integrarse al mundo bohemio de las noches ciudadanas. El caso de Armando no es diferente. Desde muy joven comenzó sus estudios de música y guitarra, y aunque siempre quiso tocar el piano, cambió de idea cuando su padre le trajo de regalo para su cumpleaños, un bandoneón que había adquirido por cuarenta pesos.

Luego de algunas presentaciones como solista, después del servicio militar, se integra a la orquesta del maestro Miguel Caló, a la cual ya se había incorporada Enrique Francini.

Desvinculados ambos de la orquesta del maestro Caló, inauguran el 1 de septiembre de 1945, con su nueva agrupación Francini-Pontier, el “Tango Bar” de la calle Corrientes, en Buenos Aires.

Gran admirador de Aníbal Troilo (“Pichuco”), no podía creer que éste fuera a estrenar con su orquesta una composición suya: “Milongueando en el Cuarenta”. Y sus propias palabra reflejan su emoción:

“Cosas como éstas eran de las más lindas que me regaló el tango. Admirar mucho a un artista y que éste sea condescendiente con uno. El “Gordo” fue un superdotado y con mucha técnica además.”

En 1963, convocado por el maestro Miguel Caló integró junto con su amigo Enrique Francini, “La Orquesta de las Estrellas”, con Domingo Federico, Alberto Podestá, Raúl Berón y Orlando Trípodi.

En 1966, organiza su propia orquesta, con las voces de Alberto Podestá y Héctor Darío.
A sus 66 años, Armando Pontier, al enfrentar graves problemas de salud, puso fin a su vida el 25 de Diciembre de 1986, dejándonos su música, sus composiciones e inspiración, en el enorme caudal de interpretaciones que fueron plasmadas en distintos sellos discográficos.

Donde quiera que te encuentres, Armando, seguirás compartiendo tus sueños y tu música, y aquí, tus palabras serán guía para las nuevas generaciones de artistas, ansiosas de expresar sus sentimientos, sus creaciones, a través de nuestro tango.

Hasta siempre, amigos!

José “Cacho” Sala
Agosto 29, 2020.

0 Comments

Leave a comment

>